sábado, 28 de febrero de 2009

Museo de Shōtarō Ishinomori

En mi último viaje a Japón tuve que ir por varios motivos a Nagoya, Osaka y Kioto, y por lo tanto me compré un Japan Rail Pass, la manera más eficiente, rápida y hasta cierto punto económica que hay de moverse por Japón. El caso es que el JR Pass sirve para una semana (también los hay de dos y hasta de tres semanas) y me sobraba un día, así que decidí sacarme una espina que tenía clavada desde hace tiempo y cogí los bártulos para marcarme un viaje de ida y vuelta en el mismo día a Ishinomaki, una ciudad que queda a un par de horas en tren desde Sendai (que a su vez queda a un par de horas de Tokio en tren bala Shinkansen). Vamos, un poco donde el Buda perdió la sandalia.

Tapa de alcantarilla de Ishinomaki, con Robokon y el Museo Ishinomori

Ishinomaki es la ciudad donde se crió Shōtarō Ishinomori, uno de los mayores y más influyentes creadores de manga de la historia (en este post y en este otro hablé sobre él) y como tal tiene su propio museo, que se inauguró en el año 2001. De hecho, tiene dos museos: uno es este, y el otro está relativamente cerca de este, en la ciudad de Tome, que es donde nació Ishinomori.Desde luego, no es nada usual que un mismo artista tenga dos museos dedicados a su vida y obra, ¿verdad? Eso sí, por escala y facilidad de acceso, sin embargo, se podría decir que el de Ishinomaki es el más destacado de los dos –al otro museo es muy difícil llegar con transporte público; es prácticamente imperativo ir en coche, y además es bastante más pequeñito–.

Un personaje de Ishinomori da un poco de alegría a las gélidas calles de la ciudad

Ishinomaki es una pequeña ciudad cerca de la costa del océano Pacífico que, en pleno diciembre, está prácticamente desierta y a menudo nevada (vamos, que hace un frío de narices). La estación de tren, así como las calles de la ciudad, están decoradas por varias esculturas y motivos dedicados a los personajes del hijo predilecto Shōtarō Ishinomori, por lo que nada más llegar uno ya se siente inmerso en el mundo de Cyborg 009, Kamen Rider o Ganbare! Robokon.

Conjunto de estatuas de Cyborg 009 en la estación

Un personaje de Cyborg 009 montado sobre la estación de Ishinomaki

Estatua de Kamen Rider en una de las calles que lleva al museo

Pero la joya de la corona es el fabuloso Ishinomori-Mangakan* (Museo del Manga de (Shōtarō) Ishinomori), un museo que en inglés se llama de forma totalmente distinta: Ishinomaki Mangattan Museum. Curiosamente, en japonés incluye el nombre del autor mientras que en inglés la referencia es al nombre de la ciudad que lo acoge. Además, lo de Mangattan imagino que viene del hecho de que el museo está situado en una isla en medio de un río (muy bonita localización, por cierto) y supongo que han querido jugar con las palabras “Manhattan” (por lo de que está en una isla) y “manga”. Dudoso gusto.

* Como curiosidad, seguramente ya sabéis que la palabra “manga” se escribe 漫画 en kanji, aunque muchos preferimos escribirla en silabario katakana マンガ por varias razones que serían muy largas de especificar y que aquí no vienen a cuento. Sin embargo, Ishinomori insistió siempre en que la palabra “manga” había que escribirla 萬画. El kanji 萬 (man) es la forma antigua de 万 (man), que significa “diez mil”. Según él, el “manga” es el arte de los “diez mil dibujos”, tal y como indica su “declaración manga”. Sin embargo, solo sus paisanos le hicieron caso, así que en Ishinomaki y su región al manga se lo llama 萬画 en vez de漫画. De aquí que el nombre oficial del museo en japonés sea 石ノ森萬画館 (Ishinomori Mangakan). Un poco chorras, pero bueno.

El edificio del museo, en medio de la isla. Es muy bonito, ciertamente.

El museo en sí es una obra de arte, ya que tiene forma de nave espacial. La idea es que los personajes de Ishinomori (y el propio Ishinomori) han bajado a la Tierra para visitarnos en su nave y en cualquier momento pueden volver a despegar: mientras tanto, pues, disfrutaremos del arte de este gran mangaka. Por cierto, en la biografía de Ishinomori que hay en el museo se dice que nació en 1938, falleció en 1998 y volvió en 2001 (año de la inauguración del museo). Chistosos, estos “ishinomakeños”.
El edificio tiene tres plantas: en la primera, tenemos una interesante tienda con recuerdos del museo y de las obras más famosas del “sensei” (Cyborg 009, Ganbare! Robokon, Kamen Rider, Kikaider y Hotel), además de la impresionante colección en 500 tomos de sus obras completas, que le valió el Récord Guinness póstumo al dibujante de cómic más prolífico.

La tienda del museo

Los 500 tomos de sus obras completas. ¡Impresionante!

El pasillo que lleva hasta la segunda planta es muy interesante: por un lado, una exposición permanente donde se desmenuzan las variadas técnicas que Ishinomori utilizaba en sus obras, usando la obra corta Ryūjinnuma como ejemplo (obra que comentaré pronto en este blog). Por el otro, una especie de escotillas-marco con las caras de los personajes más famosos.

El pasillo que lleva a la segunda planta

En la segunda planta podemos ver por un lado la exposición itinerante de turno (en el caso del día que fui yo, una exposición especial en celebración del 70º aniversario del nacimiento de Ishinomori, con obras y felicitaciones de varios autores de manga y también escritos, obras y objetos del autor) y por el otro la interesante exposición permanente. Esta exposición permanente incluye dioramas muy currados, una bonita maqueta de los apartamentos Tokiwa-sō, exposición de originales, etcétera.

Diorama de Kikaider

Diorama de Hotel

Otro diorama (no identifico de qué serie será, sorry)

Además, se incluyen pequeñas atracciones –como la posibilidad de conducir virtualmente la moto de Kamen Rider– para que puedan disfrutar los pequeños... y no tan pequeños. Lo que pasa es que estas atracciones se pagan aparte, lo que no me pareció muy bien, la verdad, ya que tampoco eran precisamente baratas. También es verdad que fui en pleno invierno y había poquísimos visitantes. Imagino que en verano tiene que ir mucha gente a visitar el museo y si las atracciones fueran gratis habría bastantes follones y colas.

El "amoto" de Kamen Rider. ¿Subes?

Finalmente, en la tercera y última planta se puede visitar y usar a discreción la biblioteca, con mangas de Shōtarō Ishinomori pero también de muchos otros autores (con sección de libros en inglés y chino, aunque no en español), se puede disfrutar de varias cabinas de visionado de anime, uno puede hacer su propio anime sencillito, etcétera.

La biblioteca del museo. Para tirarte una tarde entera leyendo de gorra.

Además, si estás cansado y/o hambriento y sediento siempre puedes meterte en la cafetería-restaurante y tomarte algo de comida o bebida... Con motivos de los manga de Ishinomori.

Lo mejor de la cafetería son sus vistas al río

En resumen, el museo está bastante bien y es interesante. De hecho, ellos se jactan de ser el museo dedicado a un mangaka más grande de Japón, y ciertamente así es: es un museo grande y muy bien pensado, con una arquitectura poco menos que peculiar. Si estuviera cerca de Tokio la verdad es que lo recomendaría bastante, aunque su ubicación hace que su atractivo a ojos del visitante ocasional a Japón hace que disminuya considerablemente a no ser que uno sea mega-fan de Ishinomori y decida dedicar un día entero de su viaje solamente a ir a visitar el museo, y tenga un JR Pass que quemar (si no, la sangría puede ser considerable). Lo bueno es que, aunque la ciudad de Ishinomaki está muy lejos de todo y en mi opinión el museo no justifica un viaje expresamente desde Tokio, queda bastante cerca del famoso punto turístico de Matsushima y por lo tanto las dos visitas se pueden combinar fácilmente.

Gracioso muñeco de Robokon. Por cierto, la mano con la que Robokon pega al robot es un tampón. Pones un papelito debajo y ¡plas! te imprime un dibujo-recuerdo del museo.

PS: Por cierto, si os gustan este tipo de reportajes por museos y sitios relacionados con el manga y el anime, puedo hacer varios más de visitas que hice hace tiempo, como el museo Tezuka, el de Shigeru Mizuki, el pueblo de Gōshō Aoyama, el museo de Animación de Suginami, el museo de Machiko Hasegawa, y cosas así. Podría rescatar las fotos, subirlas y comentar un poco sobre estos lugares. Si os interesa, comentadlo y puedo ir poniendo una al mes o algo así.

8 comentarios:

CHuLe dijo...

Marc me parece una idea estupenda que hagas esos reportajes. Son muy chulos y curiosos, no sabes la de cosas que estamos conociendo gracias a ti. Particularmente te lo agradezco mucho.

Si tan 'inaccesible' es el museo, y con la pasta que se deben haber gastado en él, ¿les sale rentable? Yo me pregunto cuanta gente va cada día a ese restaurante que es aparentemente tan esplendido. Sobretodo porque normalmente comer en el restaurante de un museo cuesta un dineral xD.

James McDohl dijo...

¡Oh, que museo tan interesante! No se porqué dices que no vale la pena gastar un día en ir a visitarlo, a mi me a dado la impresión de que está bastante completo, con incluso biblioteca donde tirarte las horas muertas leyendo... Claro, que al ser sólo de Ishinomori, igual se hace un poco pesado...

¡Haz, haz entradas con tus "visitas virtuales", tan interesantes todas! ¡A mi por lo menos, me encantan! (y me dan envidia, pero de la sana). Yo por mi parte la semana que viene voy al Guggenheim de Bilbao, a la exposición de Takashi Murakami... Así que seguramente le dedique un post en mi blog.

elfo oscuro dijo...

A mi tb me interesa que se suban mas visitas virtuales! Son interesantes y vas tomando referencias para posibles viajes. xD

PD: Primera vez que escribo, creo. He llegado aqui a traves de nipo web. Fan incondicional de japones en viñetas, esperando el Kanji3. (Y a que la casa del libro me envie el kanji para recordar 1.... dos semanas y siguen sin tenerlo... agh)

ale/pepino dijo...

Gracias Marc, me ha encantado. Si algún día me paso por Miyagi intentaré convencer a quien haga falta de que me dejen ir, aunque sea solo.

También tengo mucha curiosidad por el de Shigeru Mizuki. Conozco a una señora de la provincia de Tottori que todos los años me manda una postal con dibujo de Mizuki. Qué miedo XD

Raúl Izquierdo dijo...

Por lo que más quieras, repor del museo de la maestra Hasegawa (¡publicación de "Ijiwaru Baasan" en España YA!) y por supuesto del de Aoyama, con sus estatuas de Conan por las calles, XD

Eduard Terrades dijo...

WOH, WOH, WOH!. SHOTARO ISHINOMORI, como sabes Marc, uno de mis autores clásicos predilectos (aunque mi favorito es GO NAGAI claro). Es imposible nombrar una sola obra de ISHINOMORI que no haya sido importante para la indústria del cómic japonés. Obras como CYBORG 009, HOTEL, KAMEN RIDER o KIKAIDER han sido apreciadas por millones de lectores, y encima, muchas han sido las adaptaciones a imagen real o para la pequeña caja tonta que se han hecho de ellas. De hecho, ISHINOMORI fue el renovador, junto a TSUBURAYA, del tokusatsu televisivo. Todo un placer pues contemplar estas fotografías de un museo al que marcaremos como visita obligada en uno de los siguientes viajes a Japón. Apoyémosle entre todo, y tal vez algun dia veamos una de sus obras publicadas (No, el remake de KIKAIDER que está sacando Planeta actualmente no vale, más que nada porque solo se inspira en el original, ya que ISHINOMORI ya había muerto cuando empezó a serializarse). Lo dicho, ISHINOMORI forever & ever.

Elisa dijo...

Wuoooooh
Sería estupendo que comentaras mas museos! aunque conseguiría alargarme los dientes y engordar mis ganas de volver a Japón. Apunto estuve de ir a ver el museo de Miyazaki en Mitaka, pero me falto tiempo... T_T
Lástima que en este, mi único viaje a Japón, al ser con la universidad de arquitectura, estuviera casi todo ya organizado...
Me ha encantado este post, tanto por el museo en sí, como por construcción arquictectónica!
Gracias! :D

elfo oscuro dijo...

Marc una consulta:

Estoy teniendo algunos problemas con un pedido a la casa del libro, no me consiguen el "Kanji para recordar".

Queria saber si esta edición ( http://www.casadellibro.com/libro-kanji-para-recordar/2900000916591 ) de 2003 ha sido sustituida por esta otra ( http://www.casadellibro.com/libro-kanji-para-recordar-i/2900001277640 ) de 2008. Es que ellos no me dicen nada, me quieren enviar el Kanji para recordar II y esperar a ver si aparece un Kpr de 2003 por ahi...

Gracias y perdona por las molestias