miércoles, 8 de octubre de 2008

Sobre los invitados al Salón del Manga

Cada año, cuando se acerca el Salón del Manga, todos los aficionados nos hacemos la misma pregunta: ¿qué invitados nos traerán este año? ¿Podré conocer a alguno de mis autores favoritos? Incluso, no se sabe muy bien por qué canales, muchas veces se “filtran” o se “inventan” nombres de posibles invitados, lo que provoca que las expectativas, en el caso de que el nombre barajado sea el de un considerado “grande” (se entienda lo que se entienda por esta noción), se vayan por las nubes.

Pero lo que prácticamente siempre ocurre, casi invariablemente, es que cuando se ofrece la lista de invitados al Salón del Manga siempre surgen los típicos quejicas que dicen “jo, ya estamos, siempre invitan a personajillos de tres al cuarto”. ¡Pero es que en realidad eso no es así! Al menos durante los últimos tres años, la organización del Salón del Manga ha hecho un esfuerzo muy grande para mejorar en este aspecto. Esto no quiere decir que antes no se esforzaran, sino que parece que últimamente se está consiguiendo atraer a muy buenos autores gracias a 1) el mercado del manga es más boyante que antes, por lo que hay más dinero que invertir y 2) se ha conseguido comprender mejor el carácter japonés y las ofertas se mandan a Japón de manera atractiva y viable, incluyendo viajes a Japón para visitar a las editoriales y extender las invitaciones personalmente.

Yo no estoy directamente implicado en el proceso de invitación de autores, pero mi buena relación con Ficomic me permite estar al tanto (bastante tangencialmente, eso sí) de los procesos que se siguen para traer a mangakas. Y, francamente, es una tarea muy complicada por varios motivos:

  • Ritmo de trabajo: los autores japoneses, como bien sabéis, trabajan un montón de horas a la semana y tienen entregas semanales, quincenales o (los que tienen más suerte) mensuales. El ritmo infernal provoca que sea dificilísimo conseguir que un autor X deje los lápices durante una semana o diez días para viajar a Barcelona (y muchas veces no porque el autor no quiera, sino porque los editores se lo impiden).
  • Veteranía: cuando un autor está de moda y es joven (caso de la mayoría de los de la Shônen Jump) la editorial tiende a exprimirlo todo lo que puede y no le deja ni levantarse de la silla. Sin embargo, cuando ya es veterano tiene muchísimo más poder sobre la editorial, sobre sus editores y sobre su ritmo de trabajo y se lo puede combinar mejor. Por no decir que los autores veteranos suelen ser todos unos caballeros (Monkey Punch, Hideshi Hino, Chiyoji, por nombrar a unos cuantos a los que he conocido) con gran interés y muchas ganas de trabajar, mientras que algunos de los dibujantes jóvenes (sobre todo mujeres mangaka que se dedican al shôjo) son tan extremadamente tímidos y parados que cuesta sacarles más de dos palabras seguidas y francamente son un muermo. Además, las anécdotas que te puede contar un veterano y las que te puede contar un joven autor con apenas una serie en el mercado (aunque tenga mucho éxito) no tienen color. ¡Vivan los veteranos!
  • Lejanía: No nos engañemos, Barcelona está lejos de Japón y entre el viaje de 17-20 horas en total (contando el necesario trasbordo, ya que no hay vuelos directos Japón-España) y el atontamiento jet-lag, hace que uno se lo piense mucho. Un viaje corto de una semana o menos en este plan puede ser terrible para el organismo.
  • Peticiones absurdas: ya se considera un “estándar” que un autor japonés de cierto renombre solicitará viajar en clase “business” y exigirá que a su acompañante (normalmente, el editor) se le dispense el mismo trato (aunque cuando hay suerte y el autor es enrollado o no tiene tanto “caché”, viajará tan feliz en clase turista). Ya de por sí, dos billetes en clase “business” cuestan mucho dinero, pero como he comentado antes esto ya se contempla normalmente en el presupuesto. Lo que no es raro es que haya autores que exijan cosas como viajar en primera (muchísimo más caro), traerse a toda una troupe de acompañantes, etc. lo que hace que sea del todo inviable para la organización.
  • Pocas ganas de trabajar: a veces hay autores que acceden a venir pero con la condición de no conceder entrevistas a los medios, o bien no realizar ninguna sesión de firmas y/o encuentro con los fans. Como es lógico, la organización no puede invertir tanto dinero en traer a un autor si este no se compromete a estar en contacto con su público o a ayudar a su editorial en España (que corre con una buena parte de los gastos) a vender más ejemplares.

Como veis, no es nada fácil conseguir que un autor pueda venir a una convención de manga y anime. Y puede que queráis rebatirme diciéndome que “mira la Japan Expo, esos sí que traen buenos autores”. Y sí, lo de la Japan Expo es para fliparlo y soy el primero en reconocerlo, pero 1) estamos hablando de París, una ciudad con vuelos directos a Japón y que encima flipa a los japoneses y 2) en la Japan Expo les da igual que el autor X conceda o no entrevistas o quiera o no hacer sesiones de firmas, ellos tienen dinero y traen a los autores aunque sepan que no podrán sacarles el máximo partido (algo que Ficomic no puede permitirse). Y lo mismo se aplica a las convenciones de EE.UU. (recordad que a los japoneses les encantan los USA).

En cuanto a los autores de este año, ¡madre mía! ¡Tenemos a verdaderos monstruos en el Salón del Manga!

No son “autores punteros” en el sentido de que no son jóvenes pipiolos con tremendo éxito como Masahi Kishimoto o Tite Kubo, pero por ejemplo Kaiji Kawaguchi es un pedazo de autor que ha ganado cinco prestigiosos premios durante su carrera (3 Kodansha Manga Award, 1 Shogakukan Manga Award y 1 Media Arts Festival Award). ¡Que se dice pronto! No todos los días podemos tener cerca a un autor tan destacado y premiado 

Para que os hagáis a la idea, el grandísimo Akira Toriyama solo tiene 1 Shogakukan Manga Award en su haber... Y por Dr. Slump! Sí, sí, Dragon Ball no ha ganado ni un premio.

Personalmente, cuando me enteré de que Kawaguchi venía, pegué un gran bote de alegría. La pena es que no hayamos podido leer todavía nada de él en español (apenas si estará Eagle), pero yo espero que algún día podamos disfrutar de sus grandísimas obras The Silent Service, Zipang o Taiyô no mokushiroku, todas ellas de calidad indiscutible y de dibujo y trama “urasawaianos” total. ¿Por qué nadie le publica aún? Vale, quizás porque es seinen y sus obras tienen mogollón de tomos... Pero aun así... En todo caso, este mes me plantearé hacer un "especial Kawaguchi" y comentaré sus obras para que le conozcáis mejor.

En cuanto a Yoshikazu Yasuhiko, que según el PDF de novedades de Norma también nos visitará, es un veterano animador que trabajó a las órdenes directas de Tezuka (¡no todos los días se tiene cerca a un ex ayudante de un dios!) y más tarde se pasó al manga, donde ha despuntado con una capacidad gráfica y narrativa increíbles.

¡Y qué decir de Ichiro Mizuki! ¡Que es el cantante del opening de Mazinger, por diosssss! ¿Cuántas veces hemos cantado aquello de Sora ni sobieru kurogane no shiroooo, suuupaaaa robotto maaaajinga zettoooo!? El cantante más prestigioso de openings de anime, el Tezuka de los openings y endings, el cantante de las más de mil canciones, el padre de todos los cantantes de openings de anime, ¡un monstruo!

Y luego tenemos a secundarios de excepción como Junko Mizuno (que según la página web de su editorial estará en el Salón, aunque todavía no hay confirmación por parte de Ficomic), una artista-dibujante con un gran prestigio internacional, y a teóricos del manganime que vienen a darnos conferencias sobre nuestra temática favorita directamente desde Japón e invitados por el Ministerio de Asuntos Exteriores de ese país.

En fin, como vuelva a oír que este año no tenemos buenos invitados al Salón del Manga, empiezo a repartir sopapos, ¡hala! ^_^

11 comentarios:

jordi dijo...

eso ;)...

acolostico dijo...

Como siempre interesante...

Una petición, es posible que el feed sea con la entrada completa, para los que usamos esta opción?

Anónimo dijo...

Amén.

Marc dijo...

acolostico, si me explicas cómo hacerlo, con mucho gusto lo haré.

JinRoh dijo...

joer que yoshikazu es el autor de gundam the origin, y tb estuvo implicado en la original..

no es nada moco de pavo

serious business

y el de eagle tb tiene un apinta importante...

coño, hasta los 2 que traen de la TV para las conferencias y eso, pintan muy interesantes

este año, referencia a los invitados: quejas 0

Redacción dijo...

Haz un tríptico de esto, imprímelo en Aleu y repartámoslo entre los asistentes.

PD: es coña, es coña...pero lo de clase business es una pasada...más que nada porque estamos hablando de un mínimo de 3000 euros y del doble o más por un billete en First Class (que incluso no todas las compañías tienen).

Antonio dijo...

me parece bien que traigan buenos autores de manga---tambien estaria bien que se currasen las coferencias o las exposiciones de originales, o de autores---
saludos

deusex dijo...

si, y el año pasado a un grande como Range Murata, y este año ya solo con Junko Mizuno ya tengo motivo para ir al salon (a parte de para gasarme tosdo lo ahorrado este verano T_T)

Jmee dijo...

Que la gente apenas conozca sus obras, no significa que los autores que vengan al Salón "no sean buenos"...

yue_sayuri dijo...

Realmente es de agradecer que autores de la categorái de Kawaguchi venga para el salón ^^

pd: Planeta editó Araragi Express, fue donde conocí a este autor =)

jullei dijo...

Plas, plas, plas (onomatopeya de aplauso) No se cuantas veces me ha tocado decir lo mismo, pero desde luego, creo que nunca he sido tan claro. Como siempre, un placer.