viernes, 26 de septiembre de 2008

Ozu Yasujirô no nazo (El misterio de Yasujirô Ozu)

  • Título: 小津安二郎の謎 -Ozu Yasujirô no nazo- (El misterio de Yasujirô Ozu)
  • Autor: Masahiro Sonomura (guión) / Mariko Nakamura (dibujo)
  • Editorial: Shôgakukan
  • Revista: Big Comic Spirits
  • Años publicación: 1999
  • Clasificación: seinen, biografía
  • Tomos: 1

Pues nada, todo lo bueno se acaba y mis vacaciones no iban a ser una excepción. Toca volver al trabajo y a la rutina diaria, algo que tampoco me desagrada, francamente. Me encanta viajar y perderme por el mundo, pero también disfruto del día a día normal. En fin, reanudemos el blog con una nueva reseña.
A riesgo de sonar "gafapasta", diré que me encantan las películas de Yasujirô Ozu, considerado uno de los tres grandes directores de cine clásico de Japón junto con Akira Kurosawa y Kenji Mizoguchi. Exacto, estoy hablando de un director de cine cuyas películas más memorables se rodaron en los años 50 (aunque estaba trabajando como director desde los años 30), la amplia mayoría de ellas en blanco y negro y más lentas de desarrollo que el caballo del malo.
Aunque tampoco, por supuesto, le hago ascos a Akira Kurosawa (en Mizoguchi, Naruse, etc. todavía no he entrado), mi favorito de largo en el cine clásico japonés es Ozu. Y esto es porque este director siempre realizó películas contemporáneas a sí mismo, en las que la acción no se desarrolla en el Japón feudal, sino en el Japón de los años 30, 40, 50 o 60 (según el año en el que se rodara la película de turno). Y esta particularidad de su cine, que se centra en las relaciones humanas sobre todo entre familiares, permite abrir una ventana incomparable y totalmente real a un Japón que ya no existe.
Este aspecto es el que a mí me fascina de las películas de Ozu: cómo vivían los japoneses de los años 50, cómo vestían, cómo se comportaban, ¡cómo hablaban! Realmente, en solo 50 años, Japón ha cambiado una barbaridad si comparamos la actualidad con lo que vemos en las pelis de Ozu... ¡Parecían aligenígenas! Esa reverencias, esa sumisión de la mujer, siempre con una sonrisa (muchas veces forzada) en la cara, esas relaciones entre los jóvenes o entre los mayores, o entre mayores y jóvenes, esa manera de hablar con una distinción tan clara entre el lenguaje de los hombres y el de las mujeres, entre el japonés formal y el informal (distinciones que se mantienen hoy en día, pero no de forma tan patente ya que las diferencias se han ido limando con el tiempo). Vamos, para mí, que me gusta el tema clásico y soy un apasionado de la era Shôwa (1926-89), estas películas son verdaderas maravillas.
Porque de acuerdo que una película te cuenta la melancolía de un padre al ver marcharse a su hija de casa para contraer matrimonio (arreglado, por supuesto), otra te cuenta un pique entre dos hermanas y otra las peripecias de unos niños para poder ver la televisión, ¡ese aparato revolucionario que solo unos pocos privilegiados pueden tener...! Sí, las historias pueden parecer anodinas, pero no lo son tanto; y el ritmo de Ozu es lento, lentísimo, pero también absorbente.

Ozu era famoso por su técnica de grabar "desde la altura del tatami", es decir, con la cámara muy baja. Aquí vemos una escena de la grabación de Banshun (Primavera tardía, 1949) donde vemos claramente la posición de la cámara y el director. En la última viñeta, Ozu le da instrucciones al actor Chishû Ryû en la memorable última escena de la peli.

En cualquier caso, como se suele decir, si hay algo, es muy posible que exista un manga sobre ese algo. Y cómo no, existe una biografía de Ozu en forma de cómic, este Ozu Yasujirô no nazo (El misterio de Yasujirô Ozu). Como me dijo un amigo cuando le hablé de este libro, "ah, sí, el misterio de Ozu, sí, claro. Pues es, a saber; poner la cámara a ras de suelo, hablar múuu bajito y moverse múuu despacito". XDD.
De hecho, es el primer libro de un proyecto de Shôgakukan que iba a ser dedicado a varios directores de cine, pero imagino que no les fue demasiado bien porque solo sacaron dos libros más: el de Akira Kurosawa y uno dedicado a Sadao Yamanaka.
El cómic empieza con la visita a Japón de un famoso director de Hollywood, Leslie O. Stan, que contacta con la editorial Shôgakukan para que le ayude durante su visita de incógnito al país a cambio de una exclusiva sobre su visita. La editorial le encarga a la joven Noriko que cuide de Stan y le ayude en todo lo posible; al cabo de poco de llegar Stan, Noriko descubre que su visita se debe a que es un gran apasionado de Yasujirô Ozu y quiere aprender todo lo posible sobre su persona. Así, lo primero que hacen es ir a Kamakura, donde reposa Ozu en una tumba en cuya lápida solo figura el kanji 無 (la "nada"). Por cierto, yo también fui una vez al templo Enryakuji para presentar mis respetos al gran maestro en su tumba... Sí, friki que es uno...
Bueno, sigamos. Stan se queda patidifuso al ver la tumba con el kanji de "la nada" inscrito y se pregunta por qué demonios ese concepto figura en su lápida, en vez de su apellido como sería normal... Así, Stan, Noriko y el joven Hirayama, que se incorpora muy pronto a la historia, realizarán una investigación para averiguar más sobre Ozu, indagar sobre su vida, los conceptos detrás de sus películas, etc. Para ello, se entrevistan con varios actores de la época, técnicos, gente que le conoció (todos gente real, a los que los autores del libro investigaron e incorporaron luego al cómic), lugares que frecuentó, etcétera.
El resultado es un libro muy ameno que nos cuenta la vida de Ozu, sus experiencias, su forma de trabajar, su filosofía y su visión del cine, así como varias anécdotas de sus películas más famosas, como Tokyo Monogatari (Historias de Tokio), considerada su obra maestra. A mí me ha parecido un libro muy interesante. El de Kurosawa también me lo leí hace tiempo y también me gustó mucho, pero este de Ozu es especial para mí, ya que me ofrece una visión de pájaro sobre la persona detrás de esas películas que me fascinan.
Realmente, el cómic es un medio ideal para realizar biografías: uno consigue gozar de una cantidad ingente de datos en forma de texto, pero también de imágenes (muchas de ellas sacadas de fotos reales) para hacerse una idea excelente de cómo fue la vida de una persona. Con las posibilidades que tiene el cómic, no deja de ser bastante irritante que solo en Japón se utilice en todo su potencial didáctico.

6 comentarios:

Victoria dijo...

JEJEJE se te extraño mucho Marc !!
muy buena reseña como siempre,aunq yo no tenia la mas palida idea de quien era Yasujirô Ozu,poor lo menos ahora lo se XD
me preguntaba si podrias hacer una reseña de Video Girl Ai,ya q fue el primer manga q lei y le tengo mucho cariño asi q me gustaria saber tuu opinion sobre ella XD

Raúl Fernando dijo...

pufff .... ¡qué dientes maaaas largos se me han puesto! .... a ver si lo traducen ... en Francia, claro, que películas de Ozu han editado un montón ... muchas gracias por sacar esto a relucir, marc

Battosai dijo...

¡Qué pasada! Lo quiero leer (y el de Kurosawa también xD). Me encantan todas las películas que he visto de Ozu.

Por cierto, Marc, cuando decidas probar por fin el cine de Mizoguchi te recomiendo empezar por el intendente Sansho, Cuentos de la luna pálida de agosto y la historia del último crisantemo. Por ese orden. Ya sé que sonará a tópico porque son las 3 más famosas, pero realmente son las 3 mejores y las 3 únicas que me hacen entender que se lo metiera en el mismo saco que a Kurosawa y Ozu, que en mi opinión, sin quitarle mérito a Mizoguchi ni calidad a su cine, están muy por encima de él. Al menos de las que yo he visto, que son unas cuantas.

uri dijo...

Muy buenas,
cai por casualidad en tu blog, y o e disfrutado bastante, desde las reseñas hasta tus articulos..xD vale la pena si señor.

lo q me gustaria ademas pero, es contactar contigo personalmente para proponerte unas preguntas.

(conste que soy simplemente un chaval adolescente con interes por la cultura y lengua japonesas y siendo tu alguien que lo tiene por la mano me gustaria plantearte algunas cosas)

si pudieras y quisieras remitirme si aceptas mi propuesta me harias un favor (ulrichgp12@hotmail.com)

Muchas gracias y adelante con el blog!

Marc dijo...

Victoria: lo siento, es política de este blog no comentar ninguna serie que haya sido publicada en España, así que Video Girl Ai no saldrá aquí.
Battosai: gracias por las recomendaciones de pelis de Mizoguchi, me serán muy útiles y la próxima vez que vaya a FNAC o a la librería Taifa (que tienen muchas pelis de estas) me pillaré alguna. Sigo tu blog bastante asiduamente, por cierto!
Uri: mi mail está abierto a todos: marc(arroba)nipoweb.com, no te cortes.

Battosai dijo...

Marc dijo: "Sigo tu blog bastante asiduamente, por cierto!"

Mil gracias. Me hace ilusión y me siento muy honrado de que alguien a quien admiro profesionalmente (siempre que leo algo que no se escribió en el idioma en que lo leo, ya sea literatura o comic, me fijo en el traductor) me lea con frecuencia ^^