domingo, 26 de abril de 2009

¿Onos sí u onos no? (1 de 2)

En medio de tanta reseña, de vez en cuando está bien poner un artículo de opinión, ¿verdad? Esta vez me gustaría expresar mi postura sobre la conveniencia o no de retocar las onomatopeyas de los manga, que originalmente están en grafía japonesa (o coreana, en caso del manhwa).
Aunque quizás antes de eso debamos hablar sobre el controvertido tema de la occidentalización, ya que está directamente relacionado con la cuestión de las onomatopeyas. Como sabéis si no vivís en una burbuja aislada, los manga japoneses se publican “al revés” de cómo se publican aquí los libros y revistas. Esto es debido a la manera tradicional de escribir el japonés: de arriba abajo y de derecha a izquierda. Así, nuestra portada es la contraportada japonesa y viceversa. Asimismo, dentro de las páginas, las viñetas también se leen “al revés”, es decir, primero se lee la viñeta de la derecha arriba, se pasa a la que está a su izquierda y así. En fin, no descubro la sopa de ajo y en muchos manga se pone una nota explicativa con instrucciones en plan "Ojo, este libro se lee al revés", aunque quiero especificar todo esto por si algún día entra alguien desde Google o desde donde sea que no tiene ni idea de manga, para que no se piense que estoy escribiendo sobre alguna extraña secta en la que nos gusta leer los libros al revés para invocar a Satán o algo así. XD Por cierto, es importante constatar que el manhwa o cómic coreano se publica originalmente en sentido occidental de lectura, es decir que el tema de la occidentalización no se aplica en este caso.
Así pues, la primera cuestión es: ¿occidentalizamos un manga o no? Occidentalizar, por cierto, significa básicamente invertir todas las páginas como si las viéramos en un espejo para que el orden de lectura de las viñetas sea igual que el nuestro.

Pros:
  1. Hace accesible el título en concreto al público profano en manga, ya que se lee exactamente igual que cualquier cómic occidental o coreano.
Contras:
  1. Requiere un trabajo enorme de adaptación y rotulación, ya que no solo deben voltearse las páginas, sino que también deben adaptarse todas las onomatopeyas ya que de lo contrario quedarían “al revés” (como ocurrió con los primeros tomos de Card Captor Sakura, que fueron occidentalizados pero sin retoque de onomatopeyas, con el consiguiente estupor y temblores de la editorial japonesa al ver que todos los gritos y sonidos escritos en hiragana y katakana estaban volteados, y la obligación a la editorial española de retocar todas las onomatopeyas a partir del tomo 5 o 6).
  2. Este trabajo requiere mucho tiempo y habilidad, con lo que a) resulta mucho más caro; y b) si el rotulista/grafista al que se le ha encargado el trabajo no está a la altura, tiene un mal día o tiene que trabajar contra reloj por las prisas editoriales, el resultado puede dar mucho que desear.
  3. Todos los personajes diestros pasan a ser zurdos y todos los zurdos a diestros. Así, en Adolf versión española los nazis saludan alzando la mano izquierda y no la derecha; en Buda Siddharta nace por el costado izquierdo de su madre y no por el derecho (algo importantísimo históricamente, por cierto); y algunos casos de Detective Conan tienen que buscar a un diestro entre una multitud de zurdos, cuando obviamente el original dice justo lo contrario. Además, en los manga occidentalizados los japoneses conducen por la parte derecha de la carretera, como nosotros (cuando en realidad lo hacen por la izquierda, como los ingleses) y muchos otros ejemplos. Al traducir, por cierto, debemos transformar todos los “izquierda” por “derecha” y viceversa, con lo que la fidelidad se va a hacer puñetas en pos de la comprensibilidad y la coherencia con la imagen.
  4. Hay viñetas que son imposibles de voltear, como por ejemplo mapas (de un país, del mundo...) y gráficos varios. Así, hay que “re-voltearlos”, algo que solo puede hacerse cómodamente cuando la viñeta a “re-voltear” tiene una forma perfectamente cuadrada o rectangular, porque si tiene una forma rara hay que llamar a Houston y hacer mil tejemanejes.
  5. Los dibujantes japoneses plantean y conciben las páginas de sus obras con el orden oriental de lectura y hay veces en las que voltear una página se carga en gran parte el efecto que buscaba el dibujante, o bien el dibujo queda afeado o las acciones de los personajes, incomprensibles. Pongo esta razón en el puesto quinto desde el punto de vista de un lector, que no se fija demasiado en estas cosas, pero en la realidad, y por lo que he hablado con dibujantes (japoneses y patrios), estaría en el primer puesto para un dibujante, que por supuesto es quien sufre el síncope al ver lo tremendamente mal que queda esa página occidentalizada de su manga cuando en la versión original le había quedado tan resultona.


Ejemplo de occidentalización. Ojo a la viñeta “re-volteada” para mantener el efecto de los símbolos hiragana en los cubos. Detective Conan es un gran trabajo de adaptación gráfica para occidentalizar un tebeo.

Así, pues, yo le veo más contras que pros al hecho de occidentalizar, pero reconozco que en sus tiempos, en los inicios del manga en Occidente, occidentalizar era lo que más sentido tenía si se quería que el manga fuera accesible al gran público. Ahora, excepto casos muy puntuales en los que un manga se quiere comercializar con vistas a venderlo al que no es habitualmente consumidor de manga, ya no se hace con tanta frecuencia, primero porque el público “manguero” ya está acostumbrado a leer “al revés” y segundo porque económicamente hablando occidentalizar es carísimo y, desde el punto de vista de una editorial, si te lo puedes ahorrar porque el público lo permite (y encima lo exige), mejor que mejor.

Vaya, esto me está quedando mucho más largo de lo que creía. Mejor lo dejo aquí y sigo mañana o pasado, ¿vale? Esta vez sí, entrando en el tema de si conviene retocar las onomatopeyas o no. En el caso de este primera parte, ¿vosotros qué opináis: occidentalización sí u occidentalización no?

15 comentarios:

James McDohl dijo...

Estoy convencido que la mayoría de los lectores se quejarían al ver un manga en sentido occidental a estas alturas, ya no porque se note la diferencia zurdo/diestro, sino por pura cuestión de frikismo otaku. Si bien yo (como buen crítico de cómics que me gusta pensar que soy) agradezco que las editoriales respeten la obra original lo máximo posible que se pueda, si me he dado cuenta que se pierde mucho al no traducir una onomatopeya (sobretodo en obras como Gintama, donde los ruidos raros o extremadamente exagerados están a la orden del día y son casi parte del argumento). Pero claro, editar el dibujo sería una descarada falta de respeto. Creo recordar que antiguamente Glénat añadía la traducción de cada onomatopeya bajo las viñetas, lo cual tampoco acababa de quedar del todo bien.
Es un tema interesante para debatir, si señor.

CHuLe dijo...

Hoy en día occidentalizar un manga puede considerarse en cierto modo, desfasado. Los lectores habituales de manga estamos ya acostumbrados a leer al estilo japonés, y no nos resulta ningún problema, de hecho incluso nos agrada. El problema es, como bien dices, si la editorial quiere que el producto llegue a manos de un público no asiduo al manga. Ese es el único pro de occidentalizar, pero hay que tener en cuenta su gran importancia. Cuando me compré por primera vez un tomo con el sentido de lectura japonés me quedé flipado: "¿Pero qué mierda es esto? ¡Está... al revés!" xD. Al final lo comprendí y me acostumbre, pero puede que esto que a mi al principio me resultó extraño, sobre otro público podría producir hasta cierto rechazo, haciendo que no vuelva a comprar manga nunca más. Hay gente muy tozuda a la que no le apetece calentarse la cabeza.
Claro, todo esto si se quiere hacer llegar el producto a un público que no suele leer manga. Un público que no mostraría el interés suficiente en intentar leer "al revés".

Jeparla dijo...

Yo soy de los que piensan que todo, sean cómics o palomitas, debe ser respetado tal y como el autor lo concibió. Es decir, mangas en su sentido, y adelantándome al tema de las onomatopeyas, sin retocar. Invertir las viñetas es algo ya que creo impensable para las editoriales. Y en cuanto a acercarse a un publico no otaku... yo cuando he enseñado mangas a amigos, amigas o familiares, les ha resultado curioso el sentido de lectura y me han estado preguntando como se hace. Y en cuanto a las onomatopeyas... es que son parte del dibujo. Algunas están perfectamente encajadas, y al retocarlas hay que tapar media viñeta (y si no, coger un tomo de X de Clamp e intenta ver qué pasa en las luchas... sólo se ven "MGHSMMGSTTT" con letras raras... encima ni tiene sentido, por que el hueco que dejan las letras japonesas no coinciden con nuestro alfabeto. Un desastre. Lo mejor es hacer un asterisco y poner que quiere decir (si es medianamente relevante) Si no, nada... total, tres cuartas partes de ellas son ruidos que ni siquiera me molestaría en leer.

Anhelle dijo...

Eh... depende. Depende del manga que sea y del público al que se quiera vender. En el ejemplo de Detective Conan, que es un cómic que gusta a los no iniciados, la editorial hace el esfuerzo en occidentalizar porque así tendrá mayor público. Y se entiende.

Para el resto... el público ya está bastante acostumbrado a leer "al revés" (mientras no alternes manhwa y manga todo irá bien...) y con las onomatopeyas opino lo mismo que Jeparla. Él dice en X, yo digo en la edición vieja de Rurouni Kenshin... era imposible de pillar un combate con esas súper onomatopeyas -.-

Menos mal que parece que la tendencia ha cambiado y cada vez se editan menos... Total, muy pocas son importantes realmente para la historia, son más efectos de sonido que otra cosa. Y las importantes [algo significativo, un ring del teléfono o una risa] sí que se debería hacer un esfuerzo por adaptar...

Jesús dijo...

En cuanto a lo de occidentalizar un manga, coincido plentamente con lo que dices. Entiendo que eso ocurriera al principio, pero creo que el mercado está ya demasiado maduro como para seguir una tendencia que consume mucho tiempo y dinero (y la gente prefiere mangas a tres euros que a seis).

Detective Conan es un gran trabajo de adaptación gráfica para occidentalizar un tebeo.Y no solo de adaptación gráfica. Es la pesadilla de cualquier traductor.

Roy Ramker dijo...

El problema es que muchos dibujantes usan las propias onomatopeyas como parte del dibujo, con lo que si las traduces se deforma el dibujo y tienes que poner palabras raras para que cuadren en la escena, yo prefiero las originales, que para algo el autor lo hizo así, como recurso, se puede poner en el pide de página a modo de información si es de especial importancia. Pero cuanto menos retocada esté una obra mejor :)

PD: De hecho, como leo más manga que otra cosa, cuando cojo un libro o revista española inconcientemente las empiezo al revés xD

Manu dijo...

Es un tema interesante, la gente asidua al manga contestará que prefiere que se mantenga la obra lo más fiel posible al original, o sea, lectura japonesa "al reves". La gente que normalmente no lee manga o ni siquiera lee comics occidentales, a la que les mandes leer al reves te enviarán al carajo XD

Es cuestión de costumbre. Como comentaban más arriba, la primera vez que leí manga en su sentido original no me gustaba del todo, ahora me pasa lo contrario, cuando pillo un comic americano empiezo a leerlo al reves hasta que me doy cuenta y digo: "osti, que esto no es manga", jajaja.

En cualquier caso estoy a favor de que se mantenga la obra fiel al original. Aunque en el tema de las onomatopeyas (o ruidos) es más confuso, depende mucho del manga y del autor. Hay mangakas que apenas las usan y yo lo agradezco, personalmente prefiero un buen guión a muchos ruidos de sablazos o gritos de superguerrero, pero claro yo soy un analfabeto en Japones, vamos, que no se escribir ni leer japones, así que me molesta mucho encontrarme mangas en que dos o tres paginas de escenas de acción son más onomatopeyas que dibujos, y por eso me suelen enganchar más los mangas que recurren más a los dialogos o los cuadros explicativos (esto ya es más yankee, pero también se usa en el manga) que no tanto ruido, grito y orgasmo... que algunas onomatopeyas parecen más grafitis que manga, leches! XD

Para quién sepa leerlas no supone problema alguno, pero poneros en la piel de la gente que quiere enterarse de que pasa en el manga y el 50% de las escenas tienen sonidos "grafiteados" por todos lados... pues al final entras en el terreno de la suposición y punto. Por eso agradezco que, aunque no las "editen" si les pongan un asterisco con su explicación debajo de la página o la viñeta.

A todo esto, una pregunta, y perdonadme mi ignorancia pero como núnca he estado en Japón lo poco que se es de lo poco que me cuenta la gente que vive o trabaja allí y explican sus vivencias por la red... ¿allí traducen tienen los mismos problemas de "orientalizar" los comics occidentales y las onomatopeyas o directamente no consumen cosas extranjeras (en tema de comics)?Se que en muchos casos son muy cerrados (dejando el turismo de lado) y claro, no se si en el tema del manga también.

Un saludo.

Marc dijo...

Gracias a todos por los interesantes comentarios. Veo pues que vamos todos más o menos en la misma dirección de pensamiento. Espero que disfrutéis de la segunda parte de este post, que ya la tengo preparada (la pondré mañana).
Manu, sobre tu pregunta de si en Japón "orientalizan" los cómics occidentales, pues la respuesta es que no lo hacen. La forma tradicional de escribir japonés es verticalmente y de derecha a izquierda (y así aparecen escritos los periódicos, las novelas, algunas revistas y los manga), pero también es común el modelo de escritura occidental, con escritura en líneas horizontales y de izquierda a derecha, exactamente igual que nosotros. Así, algunas revistas y la mayoría de los manuales técnicos, entre muchas otras publicaciones, se publican exactamente igual que un libro occidental, con la portada y el sentido de lectura igual que los nuestros.
Así pues, cuando se publica un cómic occidental en Japón (los pocos que se publican ahí), se realiza al estilo occidental. No hay ningún tipo de problema para el lector japonés en este sentido, ya que están acostumbrados a leer de las dos formas. Curiosamente, algunos manga japoneses se han publicado originalmente en estilo occidental, como Cat Shit One (cuyas onomatopeyas incluso están en inglés en vez de en japonés, curiosamente) y algún otro raro caso.
Jesús, efectivamente Conan es uno de los manga más complicados de traducir ya de por sí, pero es que la occidentalización de la obra añade un grado más de complejidad al trabajo. Pero en estos dos posts prefiero no hablar de traducción. Igual algún día me animo, pero al ser una tarea que me toca tan directamente la considero muy delicada y tengo que pensar muy bien cómo enfocar el artículo.

Battosai dijo...

Me ha gustado mucho el post y es muy interesante. Yo prefiero que no se occidentalice, básicamente por el tercer punto que expones. Y en cuanto a eso de traducir derecha por izquierda y viceversa a veces es incluso peor. En las series amarilla y azul de Dragonball traducen derecha por derecha e izquierda por izquierda, pero el dibujo cambia.

Por cierto, pones al principio "Asimismo, dentro de las páginas, las viñetas también se leen “al revés”, es decir, primero se lee la viñeta de la izquierda arriba, se pasa a la que está a su derecha y así." Te has liado. Primero se lee la de la derecha y se pasa a la izquierda (o me estoy liando yo, que también puede ser).

Marc dijo...

Ostras Battosai, tienes toda la razón, menudo lío me he hecho. Ya lo he corregido, gracias!

Manu dijo...

Hola Marc, gracias por la aclaración.

Pues entonces si ellos no "orientalizan" los comics occidentales, sólo por respeto no deberíamos "occidentalizar" los mangas... vamos, una razón más a las expuestas.

Aunque también comentas que son pocos los comics que publican, o eso he entendido. Supongo que los más famosos llegaran, ¿pero suelen ser europeos o más bien los de super heroes yankees?

Disculpa que pregunte tanto, pero es que a más temas se sacan más me pica la curiosidad, jejeje.

Saludos.

Jesús dijo...

Marc, deberías animarte porque es precisamente una tarea que te toca (nos toca) directamente. Personalmente, creo que si la gente supiera un poco más cómo es la figura del "traductor profesional" y a lo que tiene que enfrentarse puede que más de uno dejara de decir alegremente eso de que "los traductores de japonés no tienen ni idea de traducir". (>_<)

Raúl Izquierdo dijo...

Pero es cierto, Jesús, en comparación con los traductores de verdad, los de los fansubs, vosotros sois todos penosos (¡y los correctores más!), :p

Bueno, pues saliéndome del "pensamiento único", yo preferiría occidentalización y traducción de onomatopeyas. Claro que yo soy de los que lee los diálogos y no se para apenas a mirar los dibujos.

De hecho, cuando leí "Adolf" no me enteré del tema del saludo nazi con la mano izquierda; cuando leí "Rurouni Kenshin" tampoco me percaté de que las onomatopeyas retocadas tapaban mucho; y acabo de saber lo de "Card Captor Sakura", pues en su momento ni me fijé. En cuanto a "Detective Conan", lo controlo actualmente por la parte que me toca, pero antes tampoco me daba cuenta.

En resumidas cuentas, que los que vamos leyendo a piñón y miramos los dibujos de pasada, eso no nos suele preocupar. La cuestión es que somos minoría, creo yo, así que... a aguantarse.

PD: En el comentario de la prometida próxima entrada, "¡Cabritos de Planeta, que os dejáis frases sin traducir por confundirlas con onomatopeyas!" (véase la nueva edición de "Shin-chan" o "El bate mágico").

JinRoh dijo...

pues creo que nada mas tengo que añadir
todos en contra de la occidentalización


todavía no entiendo porque Glenat (que los deja todos como la original) ha occidentalizado eagle ó_ò

Guy dijo...

Y cuando toma importancia el corazón en la viñeta... XD que está en el otro lado. ("menos mal que le han disparado al lado contrario del corazón" XD y sale justo el disparo en el corazón XD).