jueves, 31 de julio de 2008

Moyashimon (Tales of agriculture)

  • Título: もやしもん -Moyashimon- (Tales of agriculture)
  • Autor: Masayuki Ishikawa
  • Editorial: Evening
  • Revista: Kôdansha
  • Años publicación: 2004-?
  • Clasificación: seinen
  • Tomos: 7 (en curso)
Hacía ya un tiempo que le tenía echado el ojo a este manga, puesto que lo veía muy destacado en las librerías japonesas, y eso es señal indudable de que es un manga que está gustando y que está consiguiendo éxito entre los lectores. Pero claro, con tantos manga que comprar, uno tiene que ser selectivo y siempre me había resistido a comprarlo... Y es que, si uno lee el argumento (las aventuras de unos estudiantes en una universidad de agricultura, uno de los cuales tiene la facultad de "ver" bacterias y otros microorganismos a ojo desnudo), tampoco es que acabe ardiendo en deseos de comprar ese manga y meterse en el primer Starbucks, Doutor Coffee o similar que haya por la zona para leérselo. Pero cuando uno se entera de que la obra ha ganado este año 2008 el Gran Premio de los Premios Tezuka de Manga (que sería como el equivalente en manga al de "mejor película" de los Óscars) y el Premio Manga Kôdansha ya no puede seguir mostrándose reacio y acaba adquiriéndolo.
Y, cómo no, ha resultado ser una obra divertida, educativa, entretenida y entrañable. Sí señor, Moyashimon es uno de los manga más curiosos que he tenido el placer de leer últimamente, pero a la vez es un manga que se deja leer y entretiene. El argumento va de un par de chavales de provincias que entran como estudiantes a una universidad de agricultura de Tokio. Tadayasu Sawaki es hijo de una familia de tanekôji-ya (un negocio que consiste en criar todo tipo de levaduras y bacterias que se usarán luego en la confección de productos tan básicos para la cocina japonesa como el miso, la salsa de soja, el sake, el shôchû o el mirin). En esa región, a los tanekôji-ya se los llama moyashimon (moyashi son "brotes de soja" y mon sería algo como el sufijo "-ero", así que sería algo como "brotadesojeros"), y de ahí viene el título del manga. La gracia es que Tadayasu es capaz, desde muy pequeño, de ver bacterias y todo tipo de microorganismos sin necesidad de microscopio. Su amigo de la infancia, con el que entra a la Universidad Agrícola de Tokio, es Kei Yûki, hijo de una familia de fabricantes de sake.
Cuando ambos entran a la universidad, acaban en el seminario del excéntrico profesor Keizô Itsuki, conocido de los padres de ambos y gran estudioso del proceso de la fermentación. El tipo es el típico profe loco de universidad (me recuerda a uno que tuve yo en Osaka) capaz de enterrar una morsa en cuyo interior se han colocado decenas de gaviotas muertas y, tras un período de varias semanas, desenterrarla, sacar las gaviotas y beberse a través de su ano sus entrañas podridas y deshechas en lo que, según él, es el kiviak, un "plato" esquimal (aquí la foto de un friki japo comiendo kiviak, "una comida que le encanta" (sic.))

El niño que veía microbios caricaturescos, ideales para hacer peluches de ellos...

En fin, sin entrar en más detalles de las excéntricas comidas de Itsuki, lo importante es que Sawaki puede ver a simple vista las bacterias y microorganismos, lo que le permite detectar por ejemplo qué tipo de sustancia es la que tiene delante o cuándo una comida está intoxicada solo con ver las bacerias que la pueblan. La gracia es que "ve" a estas bacterias como pequeñas caricaturas súper monas, cada una distinta de la otra (ver página de muestra). El autor detalla al margen, com comentarios jocosos, el nombre real de estas bacterias y nos da una indicación de su "carácer". Ejemplo: "A. Aceti: se tranquiliza cuando se cristaliza" o "A. Orizae: Se cree que puede hacer casi de todo".
En cualquier caso, la historia se estructura en torno a la acción de las bacterias o microorganismos que ocurren alrededor del seminario del profesor Itsuki, formado por Tadayasu y Kei, la guapa y fuerte de carácter estudiante Haruka, los "frikis" redomados Misato y Kawahama y la también nueva Hazuki Oikawa. A destacar por ejemplo el episodio de cuando Misato y Kawahama intentan hacer sake ilegalmente, a escondidas de todo el mundo, pero se les fastidia el invento cuando sufren una invasión de bacterias "hiochi", letales para el sake; o el episodio del conato de intoxicación alimentaria por curry de los nuevos estudiantes de la universidad, un desastre que Tadayasu logra evitar en el último momento gracias a que "ve" en el curry unas bacterias que no deberían estar allí, etc.
Moyashimon también ha sido adaptado al anime, concretamente en una serie de solo 11 episodios emitida en Fuji TV entre octubre y diciembre de 2007. No he tenido el placer de ver el anime, pero estoy seguro de que es una muy buena serie, ya que el manga en el que está basada es de lo más curioso, bizarro y a la vez entretenido.

6 comentarios:

Battosai dijo...

Tiene buena pinta. O, más que buena... curiosa xD.

Santi dijo...

Esta serie pegaria que la sacara Norma ^^

carlos dijo...

Yo ya se la recomendé a Norma en su blog, no estaria nada mal que la sacasen y más viendo el éxito que cosecha en japón.

El anime he visto 4 capítulos o asi y está bastante bien, sobretodo como dice marc el diseño de las bacterias que dan ganas de comprarse todo el merchan que hay de ellas xD
Además el OP y el ED es genial, el OP salen las bacterias por lugares de Japón reales (vamos, que no está dibujado xD), y el ED está hecho con plastilina

Lupus Sigarrensis dijo...

Por la reseña de Marc yo veo este manga muy recomendado para los otakus microbiologos.

Si cambiasemos las bacterias de la soja, por el hongo Saccharomyces cerevisae, o sea la levadura de la cervesa, seria un manga a mi medida.

Jesús dijo...

Acabo de leerme el manga (o "agromanga” como debería llamarse) y me ha encantado por su carácter divulgativo en lo referente a la microbiología aplicada y a la biotecnología.

Aparte de lo que ha dicho Marc, añadiría un par de detalles que anuncian en la cubierta, como que está hecho con papel reciclado o que se ha empleado tinta de soja, todo muy ecológico.

Lupus, también hablan de tu levadura preferida.

Eso sí, lo que me resulta chocante, es la forma en que se llaman a las bacterias y demás microorganismos, abreviando el género y poniendo sólo la especie. Así, Escherichia coli queda siempre como E. coli cuando, según las normas de taxonomía, «si se ha citado previamente el nombre completo y no cabe ninguna duda de a qué género se refiere, el nombre del género puede abreviarse a su inicial».

Si se edita en España, me lo pido. :P

Marc dijo...

Jesús, me alegro mucho de que te haya gustado. De hecho, mientras lo leía no paraba de pensar "este manga le encantaría a Jesús", así que a la primera oportunidad que tuve te lo mandé y, visto en resultado, me alegro de haberlo hecho ^_^